DEJAME QUE TE CUENTE

Narrar es guerrilla contra el olvido, ese que sin duda seremos. Solo la Medicina y las narraciones pueden tolerar la certeza de que ninguna historia humana acaba bien. Así que, mientras nos fingimos inmortales, pasa... y cuéntanos, disfruta escuchando las historias de los otros, que podrían ser las nuestras... porque el sufrimiento nos hace iguales, hasta llegar a Ítaca.

jueves, 23 de febrero de 2012

Una de Kant y otra de arena

¿Le pondríais música al imperativo categórico de Kant?
La momia que habla, que sabe lo que se dice, nos lo sirve en bandeja
A disfrutarlo


Me cuentan / historias de violencia / de la enésima guerra / que no hizo falta empezar. / Parece / que esperan algún mesías / superstición y mentira / ¿quién los tiene que salvar? / Me dicen / que ya no queda gente honrada / que mantenga la mirada / cuando se trata de hablar. / Es un trabajo ambicioso, / sin sueldo y sin horario: / se trata de sobrevivir / al próximo telediario. / No es difícil de entender: / consiste en actuar / como si a tu alrededor / viviera alguien más. / Me cuentan / que han matado a otra mujer / que apenas si lo pudo ver / llegar con el puñal. / Me entero / que han estafado a nosecuantos; / los ladrones de cuello blanco / consiguieron escapar. / Les ruego / que tomen nota de esto, / y si no que vayan leyendo / alguna cosa de Kant. / " Obra sólo según una máxima tal, que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal" /" Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin y nunca meramente como un medio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada