DEJAME QUE TE CUENTE

Narrar es guerrilla contra el olvido, ese que sin duda seremos. Solo la Medicina y las narraciones pueden tolerar la certeza de que ninguna historia humana acaba bien. Así que, mientras nos fingimos inmortales, pasa... y cuéntanos, disfruta escuchando las historias de los otros, que podrían ser las nuestras... porque el sufrimiento nos hace iguales, hasta llegar a Ítaca.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Albert Jovell, in memoriam

Albert Jovell, que conoció la medicina "en vertical y en horizontal", murió hace tres días.
Entre otros muchos, nos hizo tres enormes favores:
  • empoderar a los pacientes
  • hacer que los profesionales se replantearan, humildemente, su papel
  • defender la sanidad pública

Algunas de sus experiencias nos las regaló por escrito

 

Hoy nos despedimos de este médico que dio voz a los pacientes con unos versos de otro gran maestro que también supo poner voz a nuestros sentimientos

El cuento es muy sencillo
usted nace
contempla atribulado
el rojo azul del cielo
el pájaro que emigra
el torpe escarabajo
que su zapato aplastará
valiente

usted sufre,
reclama por comida
y por costumbre
por obligación
llora limpio de culpas
extenuado
hasta que el sueño lo descalifica

usted ama,
se transfigura y ama
por una eternidad tan provisoria
que hasta el orgullo se le vuelve tierno
y el corazón profético
se convierte en escombros

usted aprende,
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre, siempre..
un lío

entonces,
usted muere.

Mario Benedetti

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada